Más inteligencia, más felicidad

Más inteligentes con menos mente, es ser más inteligentes y más felices. 

Ser más inteligentes hoy en día, controlar más información, saber más que los demás, nos lleva a un esfuerzo que termina muchas veces en frustración.

En los fortalecimientos, lo que hago es equilibrar y separar el cerebro y el pensamiento que viene del cerebro, el cual es un pensamiento físico, lejos de la mente.

Por un lado, es el pensamiento que viene del cerebro el que nos va a proporcionar esa inteligencia que todos anhelamos. Por la simple razón de ser físico y conectar con la información. Conectar fuertemente el cerebro con las matemáticas, la música, la ingeniería etc va hacer que realmente nuestro saber y potencial se conviertan en genialidad.

Por otro lado, la mente nos lleva a altibajos, debido a las emociones, sensaciones de angustia, miedos y temores. La mente que nos limita, nos dice que no valemos, que no somos buenos, nos deprime. La mente nos lleva a la crítica y la queja.
Más inteligencia, más felicidad, simplemente por anular la carga emocional.

Un ejemplo con el  que me gusta para explicar esta diferencia es la de los músicos.  Imagina que un músico piensa cada nota que está interpretando, su música seria lenta, sin ritmo y no le gustaría a nadie.

Cuando un músico conecta e interpreta su música sintiendo el ritmo, sonoridad, los tiempos, musicalidad lo hace desde el cerebro. No tiene que pensar lo que hace. Esta música nos podría gustar. Esta música podría ser genial.

¿Podemos fortalecer las emociones?

Lo que en los fortalecimientos se equilibra es que la mente sea una herramienta a nuestro servicio mientras mantenemos la conexión de nuestro cerebro y sus pensamientos físicos con aquello que nos interesa, desarrollamos, aprendemos o en lo que trabajamos.

De esta manera no nos vemos sometidos a las dudas, incertidumbre y limitaciones de la mente. No confundas nunca tu mente con la inteligencia. Que la mente sea ese apoyo en el que interviene y mejora lo que hacemos a lo largo del día.

Cada pensamiento físico será importante en sí mismo, cada pensamiento físico estará conectado en ese presente en el que nos encontramos y va a vibrar con el momento idóneo para resolver o ejecutar de forma genial nuestro trabajo, nuestras habilidades. Este pensamiento físico y el cerebro es lo que se fortalece para marcar la diferencia, y para ser geniales. Más inteligencia, más felicidad te permite estar neutral y disfrutar.

Un saludo.

Atlanta

Deja un comentario

trece − tres =