Consumo responsable desde tu propia casa.

Pasito a pasito

Consumo responsable desde tu propia casa.

Tengamos conciencia de las cosas que compramos en base a unos buenos criterios como por ejemplo si realmente necesitamos comprar ese artículo que nos llama la atención.  En realidad, hoy en día se compran muchos artículos de forma convulsiva.  Nos ha parecido bien en ese momento y tiramos de tarjeta. 

Pero imaginaros que os paráis un momento y reconsideráis para que quieres ese artículo. Si realmente lo necesitas.  Solo con este planteamiento compraríamos muchas menos cosas y sobre todo no compraríamos cosas innecesarias.

Siguente paso. Si además reconsideras como está presentado ese artículo, como está empaquetado y su colorido nos estaremos planteando cuantos recursos naturales son utilizados, por el único interés de que sea un artículo deseable y atractivo para ti, aunque no lo necesites.  Si descartas en tus compras todos los productos que van doblemente empaquetado, plastificados y redecorados te encontraras con el problema de que son muy pocas cosas las que puedes comprar. Aquí la lista de la compra puede reducirse notablemente.

Pero de todas formas esto no llega a ser un gran problema, ya que empieza a verse en los mercados productos envasados según sea necesario, pero prescindiendo de cajitas, plásticos y todos esos detalles que hace un envoltorio bonito y llama tu atención.  Así que puedes tener los productos que realmente te interesan y necesitas.

Este segundo paso supone prestar un poco más de atención y ser selectivos en nuestras compras, pero una vez has localizado que productos te interesan y donde comprarlos no supone ninguna molestia.

Podemos ir más allá y consumir solo esos productos que producen un menor daño a nuestro ecosistema y planeta.  

Aquí debemos ser más específicos, saber con exactitud componentes de ese producto y proceso de fabricación, distribución, transporte, residuos que genera, impacto medioambiental. Aunque este criterio supone un esfuerzo mayor, los beneficios son muy grandes no solo para reducir contaminación y uso de recursos no necesarios, sino porque haciendo este ejercicio vas a tomar conciencia de lo que comes y en que condiciones ha sido procesado.  Si hablamos de alimentación, el primer beneficiado eres tú mismo porque no desearas ciertos alimentos en tu dieta (una vez conoces como se procesa ese alimento) y razonablemente tu salud te lo agradecerá y mejorará.

Lleva siempre en tu bolso una bolsa de tela para tus compras. No ocupan mucho sitio, son ligeras y no necesitaras una bolsa de platico cada vez que compras algo.  Reducir el uso de plástico es esencial y prioritario. 

Todos podemos mejorar cada día, y todos juntos hacemos mucho.

Fuerte y Neutral

Deja un comentario

3 + 12 =